El masaje kobido nació en el Japón guerrero, ya que al parecer, los samuráis se daban masajes en la cara para calmar la mente.

Pero su uso fue más allá cuando una emperatriz notó que este tratamiento conseguía que su apariencia fuera más luminosa, y además, le calmaba los dolores de cabeza.

Actualmente esta técnica se sigue utilizando y el masaje kobido ha pasado a llamarse el ‘lifting sin cortar’, dado que produce un efecto de estiramiento en la cara. 

El masaje kobido consigue eliminar células muertas y producir elastina y colágeno, gracias a los movimientos a varias velocidades e intensidades, con los que se consigue activar la circulación.

lifting facial

El lifting facial japonés

La leyenda dice que durante siglos fue una de las terapias favoritas de las emperatrices japonesas.

Shiatsu

Una de las principales características del shiatsu es que actúa sobre los mismos puntos de la acupuntura, pero únicamente con las manos.

Anti-estrés

El masaje kobido también es un gran método anti-estrés y también es utilizado para eliminar las migrañas.

Efecto lifting

Produce el efecto de ‘estiramiento de cara’ que se consigue con un lifting tradicional, el masaje kobido de forma habitual ayuda a eliminar las arrugas.

Kobido

El masaje kobido consiste en una serie de fluctuaciones entre movimientos rápidos y lentos para mejorar la circulación más profunda del rostro.